Seguidores

viernes, 8 de diciembre de 2017

VII A ver cantos quedamos a spinning

Pues otro año más tocaba asistir a una cita ineludible en el entorno de Ribeira. Se trataba de la séptima edición de "A Ver Cantos Quedamos A Spinning".
Este año iba acompañado de mi novia, por lo que la cita se convirtió en la más especial hasta la fecha.

A primera hora ya estábamos en el bar para pagar la inscripción. Un cafecito caliente para calentar motores. Y mientras aguardábamos a los organizadores, ya pude ir viendo a Iván, Toni, Juan Carlos, Miguel, Alex, Pablo, Gerson, Tirso, etc.
Luego ya fueron llegando Anxo, Millares, Jose Manuel, Miguelito y  muchos más pescadores.
La previsión del día era muy mala, así que no me apresuré en salir a pescar, pues hacía un frío considerable.
 Poco antes de amanecer, llegué a la zona escogida. El mar plato no invitaba a mucho, así que monté el equipo de rockfishing y a pescar.
 No había demasiada actividad por la zona, así que me cambié a otro lugar que podía ser más prometedor.
Y lo cierto es que algún pez se movía, pero haciendo caso omiso de mis señuelos.
 El sol comenzaba a calentar y la estancia junto al mar se hacía más agradable.
Sólo faltaba que alguna lubina estuviera al acecho por la zona. Engañarla sería una tarea difícil, pero no imposible.
 En vista de que la cosa estaba muy difícil, opté por visualizar otras zonas aledañas.
El resultado fue el mismo, así que tocaría moverse nuevamente.
 Lo cierto es que me hubiera gustado engañar alguna lubina en este lugar, pues en la anterior edición, lo había logrado, cuando la cosa tampoco pintaba nada bien.
Aquí dí por concluida la jornada, así que a tomar un cafecito y a buscar a otros compañeros.
 Al final me encontré con Manel y Juan Carlos, en una playa de Ribeira. Con ellos estuve hablando un buen rato, hasta que llegó la hora de la cerveza.
En el muelle de Ribeira nos aguardaban las navajas a la plancha, que ya casi son tradición en esta quedada.
Este año las capturas fueron escasas. Lubinas y abadejos pequeños, fueron las capturas que salieron de un mar un tanto tacaño.
Aquí ya fueron apareciendo más compañeros de otras ediciones. Xoan, Jorge, Kiko, Víctor, Vitu, Cristian, Guillermo, etc.
A continuación llegó el momento de la comida, donde no faltaron las risas. Y esto fue debido a que este año alguno se empeñó en cantar a toda costa. Creo que es la quedada más divertida hasta el momento jejeje.
En la recta final de la quedada, llegó Luis para inmortalizar tan magnífico evento.
Finalmente, entrega de premios y sorteo de regalos para todos los asistentes.
Con todo listo, ya sólo quedaba hacer la foto con todos los participantes.
 !!! Hasta la próxima !!!

La jornada según:

jueves, 16 de noviembre de 2017

Más estrenos

Pués sí, compañeros de afición. Antes del esperado documental de Madagascar, tendrá lugar el estreno de otra nueva entrega de la serie documental "Escenarios de pesca", en Movistar +.
En esta ocasión, me aventuro tras los black bass con Chito, pescando desde embarcación.
               
La jornada se desarrolló en un entorno maravilloso y tuvimos fortuna a la hora de localizar los basses.
Y estos serán los siguientes pases.
A los que tengáis la oportunidad de visualizarlo, espero que os guste.

sábado, 11 de noviembre de 2017

!!! Estreno del documental de Madagascar ¡¡¡

Muy pronto en vuestras pantallas ... 
!! Documental de pesca en Madagascar ¡¡

Muchos sois los que me habéis preguntado por la emisión de este documento gráfico. Pues bien, ahora sí os puedo decir que en breve será emitido en el canal Caza y Pesca de Movistar +.

En él podréis admirar el entorno tan maravilloso del que disfruté en compañía de Walter y Hür.
Y por supuesto, de los peces que allí capturamos, los cuales nos hicieron vivir momentos únicos.

!! Miércoles 29 de Noviembre, a las 19:00 ¡¡


Aquí os va un adelanto. !!Espero que os guste¡¡

              

jueves, 19 de octubre de 2017

Adiós a los tres. D.E.P.

Hoy es un día trágico para mí, pues me he enterado de la muerte de tres personas. El primero, el padre de un compañero de trabajo y amigo. El segundo, abuelo de otro amigo y gran pescador con el que crecí en mi infancia. El tercero, alguien al que muchos de vosotros conocéis por las redes sociales. Me refiero a Chano

 Esta entrada va dedicada a los tres, pero muy especialmente al pescador asturiano.

Ayer me enteraba de su desaparición, por medio de las redes sociales. La noticia me sobrecogió, pues no me imaginaba que algo así le pudiera ocurrir.
Desde ese momento recé para que apareciese sano y salvo.
A la vez rememoré el caso de Maxi (Gomolas), que falleció a causa de un trágico accidente pescando.

Por desgracia para mí, el cadáver de Chano apareció hoy en una cala.

Creo que hoy se nos ha ido una gran persona y también un gran pescador. Un ser irrepetible que era capaz de arrancar una sonrisa a cualquiera. Buena prueba de ello son todos los vídeos con los que nos ha deleitado durante estos años. (ENLACE).
Hoy el mundo de la pesca está de luto por este afable y genial pescador.

Hace unos años, coincidí con él en una quedada, si bien no llegamos a intercambiar palabras.
Sin embargo, el tiempo quiso que lo conociese, con motivo de una petición. Esta tenía que ver con la creación un logotipo.
Manel fue el que nos puso en contacto y a partir de ahí, ya conversamos ambos para llevar a cabo el proyecto. Durante varios días, le iba mostrando los avances y él me proponía los cambios.
La verdad es que percibía una cordialidad muy grande por su parte.
Este fue el logotipo que Chano eligió finalmente.
Y estas fueron las palabras que me dedicó en mi blog, cuando presenté su logo.
"Muches gracies por regalame tu tiempu.
Salud y ojala la inspiracion no te falte nunca."
 Cuando terminé el diseño, le dije que cuando volviese por Asturias, tendría que ir de pesca conmigo y con Manel, lo cual aceptó de buena gana.
El destino ha querido que esa salida no haya tenido lugar. Ojalá se llevara a cabo y que hubiese sido dentro de muchos años.

Chano, allá donde estés, espero que sigas "pescando en la espuma" durante toda la eternidad.

D.E.P

Mi más sentido pésame para sus familiares y amigos. 

viernes, 13 de octubre de 2017

Robalos, atunes y demás

Hace unos días asistí a una quedada, para darle una sorpresa a Walter.
Fuimos unos cuantos los que acudimos a la cita: David, Bruno, David Arcay, Carlos, Roberto y un servidor.
El destino quiso que alguno de los invitados inicialmente no pudieran estar, aunque estoy seguro de que habrá más días para repetir.
Fui el primero en llegar al punto de partida. A continuación me presenté a Carlos y Roberto, que llegaron un poco después. Después de que llegase la expedición coruñesa, dispusimos todo para salir de puerto.
Yo me fui con Roberto y Carlos en su lancha. Walter, Bruno y David Arcay subieron a la embarcación de David. Y con todo listo, nos hicimos a la mar.
Yo empecé bastante bien con la pesca. En poco tiempo saqué un pequeño abadejo, una lubina de algo más de un kilo y dos julias.
Carlos también sacó un par de lubinas, lo cual auguraba una buena mañana.
No teníamos noticias de los compañeros, ya que no había buena cobertura, así que me concentraría en la pesca nuevamente.
Roberto debió de clavar un atún, pues sabíamos que rondaban por la zona y porque su carrete comenzó a soltar hilo a toda velocidad, hasta que apretó un poco el freno de este, y se partió el bajo de fluorocarbono.
Cuando nuestros compañeros se situaron a nuestro lado, nos comentaron que habían sacado un par de robalos.
Cambiamos de zona y la actividad cesó. Aprovechamos para pescar bastante juntos y así poder intercambiar algunas palabras sobre la jornada.
 Volvimos a desplazarnos, para probar suerte en otro emplazamiento. David subió a bordo para ver a Carlos y a Roberto con sus equipos de slow jigging.
Tras un buen rato sin resultados, David volvió a su embarcación, para luego seguir pescando.
 Yo seguí con mis jigs, sacando un par de julias y también alguna cabra.
También debí clavar un atún, pues una picada muy fuerte me sacó hilo violentamente hasta romper el bajo.
Se acercaba la hora de comer, así que nos fuimos a puerto a por unos bocadillos.
Tras la comida, nos relajamos unos minutos, para luego volver a la carga.
 Durante la tarde, Carlos, Roberto y yo sacamos jureles a montones, cabras, caballas, un pez araña y algún robalo más.
También estuvimos pescando con vinilos en la espuma, donde salió alguna lubina a base de insistir.
 Fue una tarde entretenida, aunque no sabíamos nada de nuestros compañeros, hasta que nos llegó un whatsapp, diciendo que habían clavado un gran atún.
Nos acercamos hasta su posición y todavía seguían con la lucha. La contienda duró casi una hora. En el momento en el que el gran atún se acercó a la embarcación, sacó hilo a toda velocidad, partiendo el trenzado. Hubiera sido un gran final de jornada, pero la fortuna se decantó del lado del pez.
Una vez llegamos a puerto, sólo quedaba ducharse e irse a cenar. Sin duda había mucho de que hablar. Especialmente de la contienda librada con el atún.

Por otro lado, os quería comentar que este mes se ha estrenado el documental de pesca de mújoles a mosca, en la ría de Lires. En esta ocasión fui acompañado de Eloy Saavedra, con quién pasé una jornada de pesca inolvidable.
Y estos serán los siguientes pases.
A los que tengáis la oportunidad de visualizarlo, espero que os guste.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Día de enseñanza

Hace unos días conocí a Iñaki. Una persona que demuestra pasión y ganas por la pesca, aunque con mala fortuna en sus inicios como pescador de mar. Por ello, me ofrecí a instruirle en lo que pudiera, para que al menos tomase una senda que no le hiciera desistir, pues considero que la pesca puede ser un deporte muy agradecido en muchos aspectos.
 Quizás fue cosa del destino, que me encontrase con este compañero vasco, ya que desde hace mucho tiempo, sigo los blogs de muchos pescadores de esta comunidad, especialmente de los de pesca de sargo.
Y claro, si uno puede enseñar alguno de los trucos que se van recopilando con el paso de los años, pues se le ahorra algún quebradero de cabeza al que se inicia.
De esta manera, pasaron los días y llegó la fecha de quedar para intentar pescar algún sargo, si bien lo primero era pescar algún pez.
Llegamos al lugar con un mar un tanto pasado, sin embargo, había que tratar de exprimir la zona e intentar clavar algún espárido.
Con los aparejos listos y unas directrices básicas, Iñaki se puso manos a la obra. 
Inicialemente con algunos enganches, pero luego con algo más de fortuna. De esta manera, mi compañero se hizo con el primer pez de la jornada. Fue una boga de mar, la que encontró deliciosa la gamba pelada que Iñaki le había ofrecido.
 Cuando yo me puse a pescar, me percaté de que había mucha alga rota en el agua, la cual propiciaba alguna incomodidad.
Me fui desplazando por las rocas, mientras Iñaki cogía carrerilla con las bogas. Sin duda era un buen entrenamiento para adquirir cierta práctica.
Yo buscaba con ahínco la picada del sargo, así que iba y venía, subía y bajaba, ...
 La niebla se adueñó de la tarde, eclipsando al astro rey. Tan sólo unos valientes rayos llegaban a acariar el agua en el horizonte, mientras mi caña aguardaba paciente la señal de que un sargo estaba al otro lado de la línea.
Me armé de paciencia y al final saqué algunas bogas. Por ello, opté por moverme un poco más lejos.
Una zona un tanto arriesgada en días de lluvia, pero bastante segura en el día de hoy.
 En la pugna por los cielos, la espesa niebla comenzó a retirarse hasta dar paso a un cielo nublado, que favorecía nuestras aspiraciones.
Con la subida de la marea, la violencia del mar iba en aumento, por lo que había que ser cautos.
 Mi compañero seguía sacando peces, lo cual me alegraba en la distancia.
Deseaba que saliera al menos un sargo, pues no disponíamos de mucho más tiempo.
Para entonces, la insistente niebla había regresado, aunque de manera más tímida.
Y al final, tanto insistí, que di con un solitario sargo, que elevé hasta mi posición, para luego mostrárselo a Iñaki. Tras la recuperación en una pequeña charca, este volvió a su medio, en compañía de las bogas que habían salido durante la jornada.
A pesar de que la tarde no prometía nada, pudimos tocar escama, lo cual me alegró.
Ahora queda pendiente que Iñaki saque su primer sargo, aunque eso será en la segunda lección jejeje.

jueves, 14 de septiembre de 2017

¡ SILENCIO ! ... Se rueda ... otra vez

!!Pues sí compañeros¡¡ Volvemos a la carga con una nueva hornada de reportajes de pesca.
Los anteriores habían sido 5 ( ENLACE ). En esta ocasión vamos a por otros 5.
Estos documentales verán la luz en el canal Caza y Pesca de Movistar Plus, de la mano del productor y director de documentales, Yago Mazoy
 Este mes pasado hemos grabado los dos primeros. Uno en compañía de Gonzalo, pescando sargos con boya. La jornada se dio bastante bien, a pesar de los inconvenientes iniciales.
 El lugar escogido fue un entorno idílico de la costa gallega.
Sin duda fue una jornada especial en muchos aspectos.
 En el segundo, nos fuimos tras las carpas, en compañía de mi amigo Aitor.
Fue una jornada muy entretenida, con buenos lances de pesca.
Y no faltaron las risas en el momento de la entrevista, por lo que creo que va a quedar genial jejeje.

Por otro lado, pero relacionado con lo expuesto anteriormente, me gustaría comentaros que este mes se estrena el segundo de los documentales que grabamos anteriormente, en el que pescaremos reos en compañía de Gonzalo. Otro buen amigo que sabe mucho de este pez.
 Este reportaje se emitirá el sábado 23 de septiembre.
Y estos serán los siguientes pases.
A los que tengáis la oportunidad de visualizarlo, espero que os guste.

Y por último, pues comentaros que ya he recibido unos señuelos artesanales que he comprado recientemente. El artífice de estas joyas es Xema y os recomiendo que visitéis su blog, pues tiene cosas muy interesantes que leer y visualizar. Entre ellas, sus creaciones.
!!Espero que me traigan muchas alegrías Xema¡¡

viernes, 25 de agosto de 2017

Unidos por una pasión

En esta última salida de pesca nos juntamos varios compañeros del Decathlon de Vigo.
Jose y yo quedamos con Alex y Dani en torno a las 8:00 am y más tarde se sumaría Pablo.
Por ello, mi tocayo y yo madrugamos, pues teníamos que realizar una larga travesía desde la ensenada de San Simón hasta la Isla de Toralla.
 Tras ir a buscar a Dani y Álex, comenzamos con la pesca. La mañana no prometía demasiado y efectivamente no observamos mucha actividad hasta que fuimos a recoger a Pablo.
El primero es inaugurar la jornada fue Jose con una lubina que sucumbió al vinilo montado bajo las plumas.
A partir de ahí, comenzó la actividad y todos fuimos tocando escama.
Las cabras con sus bellos colores y los jureles con sus peleas, fueron las capturas más abundantes.
También salió algún verdel que animaba a seguir intentándolo con las plumas.
Las islas Cíes eran testigos de nuestra jornada.
Una salida entre compañeros, con una misma pasión: la pesca.
   Cuando la actividad disminuyó, llevamos a Álex, Dani y Pablo hasta un puerto cercano, para luego despedirnos de ellos.
Fue una jornada con muchas risas y con muy buen ambiente.
Quedaba mucho tiempo por delante para seguir probando fortuna, así que mi tocayo y yo proseguimos con la pesca. 
Junto a la isla de Toralla podía picar alguna lubina, así que pusimos los paseantes en acción.
La falta de respuesta por parte de los peces, provocó nuestra marcha, acercándonos a la ciudad de Vigo. Aquí los peces tampoco colaboraban, lo cual nos hizo pensar en aprovechar el final de la marea en un lugar más conocido.
Pusimos rumbo a la ensenada de San Simón. De camino, pasaríamos por el estrecho de Rande, donde tuvo lugar la batalla del mismo nombre, que os comenté en la entrada anterior.
Aquí lucharon los españoles y franceses, contra los británicos y holandeses.
Siglos después, se obtuvieron los restos de algunos de los galeones que aquí se hundieron.
El puente de Rande está hoy en día en un proceso de ampliación. Unas obras colosales para dotarlo de carriles a ambos lados del tablero inicial.
Continuando un poco con la historia, esta zona fue muy importante en la época de la Segunda Guerra Mundial, ya que desde aquí se cargaba mineral de hierro para la Alemania nazi (ENLACE).
Este otro cargadero es posterior y también se utilizó para la carga del metal antes mencionado.
Prosiguiendo con la pesca, volvimos a poner en funcionamiento los paseantes. De esta manera puse en seco a esta lubina, que luego volvió al agua.
También Jose sacó otra lubina, que por lo que se podía apreciar en su opérculo, ya había salido airosa de otra batalla. Esta también volvió al agua para seguir creciendo.
Apuramos los últimos lances en los que alguna gaviota juvenil se interesó por nuestros artificiales.
Con esta última anécdota, pusimos punto y final a la jornada.

viernes, 18 de agosto de 2017

Lubinas por San Simón

En esta última salida de pesca, acompañé a mi tocayo y compañero de trabajo, en una salida tras las lubinas, por la ensenada de San Simón.
Es un lugar que conozco por ser donde di mis primeros pasos como pescador de mar. Sin embargo, la pesca desde embarcación es otro tema, ya que te permite llegar a casi cualquier lugar.
 En los primeros lances de la mañana, Jose sacó varias lubinas jóvenes, con ayuda de un paseante de escaso tamaño.
Con los equipos ligeros que llevábamos, la diversión era mayor que con equipos más potentes.
 Poco después salió esta lubina, de mejor tamaño que las anteriores, la cual volvió al agua tras una breve contemplación.
Y transcurrido algo más de tiempo, cesó la actividad matutina.
 Cambiamos de zona, buscando otros puntos en los que las lubinas suelen dar la cara.
De camino al final de la ensenada, pasamos entre la isla de San Simón y este crucero, erigido sobre unas rocas en el mar.
 Saludé a la estatua de Julio Verne, mientras proseguíamos la travesía.

Para el que no lo sepa, en el libro "20.000 leguas de viaje submarino", del escritor francés, se hace alusión a la Batalle de Rande. El nautilus llegaba a este lugar para aprovisionarse de oro, dado que en la batalla entre la escuadra Franco-española y la Anglo-holandesa, los navíos cargados con el preciado metal terminaban en el fondo del mar.

 En el nuevo emplazamiento tuve una persecución a un minnow, nada más llegar.
Y a base de insistir, salió otra lubina bastante bonita, que devolví al mar tras la foto.
Aguantamos un buen rato en el lugar, aunque la actividad era muy escasa.
 De vuelta al punto de partida, me maravillé con la estampa de la Isla de San Simón, con el puente de Rande al fondo, el cual se encuentra con las obras de ampliación.
 Antes de arribar, hubo tiempo de hacer una pequeña parada para sacar algunas lubinetas más.
Con la pleamar, nuestras amigas volvieron a entrar en actividad.
Alguna no posó para la instantánea, a pesar de intentarlo jejeje.
Con todo recogido, hubo tiempo para una pequeña charla, antes de regresar a casa.